Alberto M. Wolters, La creación recuperada. (Dordt, IA: Dordt Press, 2005)

Los títulos de cada sección son ligas, tanto en la sección misma como en el índice. Para compartir la liga de una sección específica de este documento en un texto, correo o red social, haz clic en la liga con el botón derecho y seleccionar 'copiar liga' o su equivalente.

Hemos dividido las secciones para que sean fáciles de imprimir por separadas.

  1. Configura tu navegador web, en la sección para imprimir, para mostrar números de página en los pies de página.
  2. Busca la sección que deseas imprimir, y observa los números de página de esa sección.
  3. Limita la impresión a las páginas que deseas imprimir.

En cada sección hemos puesto el ícono de una casa ( ). Al presionar este ícono, regresarás al inicio y el índice.

Este documento es para el beneficio y el provecho personal de sus lectores, y no lo considero una fuente académica. Es mejor citar mis fuentes que citar el presente documento.

  • Las citas entre comillas son citas exactas en español, o traducciones mías de citas en inglés. La información bibliográfica aparece en la .Bibliografía de recursos consultados.
  • Los apuntes donde indico la fuente sin comillas son apuntes donde resumo la fuente en mis propias palabras, o adapto las palabras de la fuente de manera machacada, resumiendo, parafraseando, omitiendo y añadiendo palabras a mi gusto, sin rigor académico.
  • Los apuntes que no indican una fuente son observaciones mías, o datos tan generales que no hay necesidad de indicar la fuente.

«El Nuevo Testamento alaba a los que creen aún sin señales empíricas (Juan 20.29), y condena a los que rehusan creer sin tales señales (Mateo 12.39, 16.1ff; 1 Corintios 1.22). Hay una diferencia entre caminar por la fe y caminar por la vista (2 Corintios 5.7, Hebreos 11).»

John Frame, Apologetics. (Philipsburg, NJ: P & R Publishing, 2015), 3.

“El lenguaje tradicional de la iglesia ‘visible’ e ‘invisible’ se ha vuelto confundido en el uso común actual. Mucho de la iglesia lo usa para representar una fuerte dicotomía entre una iglesia supuestamente invisible – una iglesia idealizada compuesta de todos los verdaderos creyentes reconocidos por la mente de Dios – y la iglesia visible – las instituciones humanas y tangibles llamadas iglesias, compuestas de personas que por fuera profesan fe en Jesucristo. La primera es la iglesia que se cree pero que en último lugar es imposible experimentar. La posterior es la iglesia que soportamos pero que es ni poco creíble ni digna del lenguage que la Biblia usa para describir la iglesia. Según esta manera de pensar, los seguidores de Jesús se mantienen incapaces de experimentar lo que se considera la iglesia verdadera e invisible porque está fuera de su alcance. Por consecuencia, son dejados con poco motivo para vivir y trabajar en la esperanza que las iglesias tangibles y visibles sean suficientemente importantes a Dios para meritar sus oraciones y lágrimas.” - Traducción de Darrel L. Guder, Missional Church, 13.

«En la historia de la iglesia la redención a menudo ha sido malentendido como si fuera [cuestión de ser salvado] de la creación, en vez de ser la salvación de la creación.» - Wolters, La creación recuperada, (111).

Santificar (o hallow, vocablo anglosajón) significa "hacer libre del pecado, limpiar de corrupción moral, purificar." Consagrar, por otro lado, por lo general significa simplemente "poner aparte, dedicar, estar al servicio de o en adoración a Dios". Consagración pues significa renovación externa; santificación significa renovación interna. - Wolters, La creación recuperada (81).

“…la meta apropiada de toda teología auténtica es la doxología. Cualquier teología que no empiece ni termine en adoración no es bíblica, sino que es el producto de la filosofía occidental.” Traducción de Gordon D. Fee, Listening to the Spirit in the Text. (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans, 2000), p. 5.


Tito 2.1 y otros textos del NT hablan de la “sana doctrina.” La idea es que la buena doctrina es la doctrina que sana nuestras vidas enfermas, que han sido infectadas por el pecado.

El amor entre las Personas de la Trinidad convierte tres en uno. De la misma manera “cien Cristianos, más amor eterno, también son uno.” (Juan Carlos Ortiz, Discípulo, 70)


Ortiz estuvo confundido en la escuela dominical cuando le enseñaron que Cristo está en él y él está en Cristo. ¿Cómo pueden ser los dos dentro del otro al mismo tiempo? Después se dio cuenta, “Si yo estoy en el corazón de mi hermano y él está en mi corazón, ambos estamos uno en el otro. El amor hace que seamos uno.” (Juan Carlos Ortiz, Discípulo, 70)


En la naturaleza, las ovejas se mueven juntos, como unidad, las cabras no. Las cabras hasta “se van dando cornadas unas a otras.” (Juan Carlos Ortiz, Discípulo, 71)


Ortiz da la ilustración de las papas. Las papas pueden estar en un costal juntas, pero eso no quiere decir que están unidas. Pueden estar peladas y lavadas juntas en la cocina, pero todavía no están unidas. Cuando son cortadas y mezcladas en un puré de papas, ya no tienen existencia propia. Son un sólo puré. Ahora si tienen unidad. Dios quiere puré de papas. (Juan Carlos Ortiz, Discípulo, 71-72)


Cuando alguien nos pregunta a qué iglesia pertenecemos, debemos responder que hay una sola iglesia. (Juan Carlos Ortiz, Discípulo, 149)

«Lo que fue formado en la creación ha sido históricamente deformado por el pecado y tiene que ser reformado en Cristo.» - Wolters, La creación recuperada (83).

Los 'cinco puntos' de la fe reformada empezaron como una controversia entre dos grupos en los Países Bajos en el XVII siglo.


Los Arminianos protestaron algunos puntos de la fe reformada. Los Reformados respondieron, convocando al Sínodo de Dort (1618-1619)


El sínodo produjo los Cánones de Dort, y condenó el Arminianismo.


Los Cánones de Dort es una de las confesiones reformadas que tiene autoridad doctrinal en muchas iglesias reformadas y presbiterianas. Un enlace al texto de los Cánones de Dort en español: http://www.iglesiareformada.com/Canones_de_Dort.html


Los holandeses inventaron las siglas “TULIP” para recordarse de los cinco puntos de la controversia (los tulipanes son flores típicas de Holanda). La traducción de TULIP al español no funciona para la letra U:

  • T = Total depravación
  • U = Incondicional elección
  • L = Limitada expiación
  • I = Irresistible gracia
  • P = Perseverancia de los santos / Preservación de los elegidos

En el contexto de mi ministerio en México inventé el acrónimo “TACOS” para reemplazar a TULIP:

  • T = Totalmente corrompidos, pero
  • A = Agarrados por Dios sin condiciones
  • C = Cubiertos personalmente por la obra de Cristo
  • O = Obedientes a su llamado irresistible
  • S = Seguros en nuestra salvación

El nombre tradicional de esta doctrina es la elección incondicional.


La controversia no se trata de creer en la elección o no. Todo Cristiano, reformado o arminiano, afirma, o debe afirmar, la predestinación y la elección. Estos conceptos aparecen repetidamente en la Biblia. Jacobo Arminio no negaba la doctrina de la predestinación o la elección. Simplemente tenía otro concepto de cómo funciona la elección.


El buen deseo de Arminio era de enfatizar la necesidad de toda persona de poner su fe en Cristo para la salvación. Pero la Biblia dice que Dios eligió o predestinó a las personas desde antes de la creación del mundo (Efesios 1.4). ¿Cómo se puede armonizar la decisión de Dios de elegir a ciertas personas a la salvación con la decisión que cada persona necesita hacer de poner fe en Cristo? ¿Quién decide primero?


Arminio enseñó que Dios vio de antemano quienes pondrían su fe en Cristo. Arminio dijo que fueron estas personas que Dios eligió o predestinó desde la eternidad.


El Sínodo de Dort respondió que si fuera así, entonces la fe en Cristo sería una buena obra. Dios estaría salvando a las personas en base a la fe de ellos, no por su propia gracia. Y por consecuencia la salvación no sería por la gracia de Dios sino por las obras de los seres humanos


El Sínodo de Dort afirmó lo que dice la Biblia:

  • ….porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe…. (Efesios 2.8-9)
  • Pero cuando se manifestó la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor para con la humanidad, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia (Tito 3.4-5)

La posición de Dort:

  • Todo ser humano merece ir al infierno. Dios sería justo dejarlos en su condenación
  • Pero Dios en su gracia eligió salvar a ciertos seres humanos
  • Dios los eligió por su pura gracia, sin ver algo digno de salvar en ellos

Respuestas

El Sínodo de Dort dijo que Dios no es obligado a salvar a nadie, porque todos pecaron voluntariamente contra su autoridad como Rey. “Dios, no habría hecho injusticia a nadie si hubiese querido dejar a todo el género humano en el pecado…” (Cánones de Dort, cap. I, art. 1)

Si Dios no es obligado a salvar a nadie, entonces no es obligado a salvar a todos si decide salvar a algunos. Dios libremente escoge salvar a algunos, y justamente deja a los demás en sus pecados. Dios “…ha resuelto dejarlos en la común miseria en la que por su propia culpa se precipitaron, y no dotarlos de la fe salvadora y la gracia de la conversión…” (Cánones de Dort, cap. I, art. XV).

El nombre tradicional de esta doctrina es la expiación limitada


La pregunta clave acerca de esta doctrina es, ¿Dios envió a Cristo a salvar a todo el mundo? o ¿Dios envió a Cristo a morir por los elegidos?


Versículos que dan la impresión que Cristo murió por todos:

  • “El amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; 15 y él por todos murió, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos….Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.” (2 Corintios 5.14-15, 19)
  • “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3.9)
  • “Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.” (1 Juan 2.2)
  • “[Dios,] el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad, pues hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.” (1 Timoteo 2.4-6)

Respuestas:

  • El énfasis en su muerte por “todos” en estos versículos se trata de “personas de todas las naciones”, y no solamente por los Judíos.
  • Otro factor a favor de la muerte de Cristo por todos: Surge una objeción: sería una oferta vacía, una mentira de parte de Dios si el evangelio dijera que la salvación es para todos que creen, si Cristo no murió por todos. Respuesta: La oferta del evangelio es simplemente la proclamación general que todos los que creen serán salvos. Y esta proclamación es veraz. Pero los únicos que creen son las personas en quienes el Espíritu Santo pone fe.
  • Técnicamente el predicador del evangelio no puede decir con autoridad “Cristo murió por ti” a un inconverso, porque el predicador no sabe los detalles del decreto eterno de Dios

A favor de la posición reformada, que Cristo murió por los elegidos:

Primero, hay varios textos que indican que Cristo murió específicamente por su pueblo.

  • “»Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Pero el asalariado, que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye porque es asalariado y no le importan las ovejas. »Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.” (Juan 10.11-15)
  • “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha.” (Efesios 5.25-27)
  • “Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados».” (Mateo 1.21)
  • “Por tanto, mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20.28)

Segundo, hay textos que enseñan que la muerte de Cristo no solo hizo posible la salvación sino que la llevó a cabo, la efectuó:

  • “porque, si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” (Romanos 5.10)
  • “…el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre…” (Gálatas 1.4)
  • “Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición por nosotros…” (Gálatas 3.13)
  • “En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1.7)

Tercero, hay serios problemas con la doctrina de la expiación para todos:

  • Si Cristo murió por todos, el resultado no sería el arminianismo sino el universalismo. Todos serían salvos. Pero la Biblia contradice esta posibilidad.
  • Si el plan de Dios era que Cristo muriera por todos, pero no todos creen, quiere decir que los planes de Dios pueden ser frustrados por los seres humanos, y eso es imposible
  • Si Cristo murió por todos, su muerte no efectuó la salvación de nadie. Lo único que hizo fue hacer la salvación posible.
  • Y si Cristo solo murió para hacer la salvación posible, es posible imaginar un escenario donde Cristo murió en vano, donde nadie acepta su oferta.

Conclusiones

  • Cristo no solo murió para hacer posible la salvación; Cristo murió para asegurar la salvación
  • Cristo no solo murió por personas hipotéticas; Cristo murió por personas reales y específicas
  • Dios no puso en marcha un plan que podría haber sido frustrado por la voluntad de los seres humanos. Puso en marcha su plan y lo llevó a cabo.
  • Cristo sí murió por “toda la humanidad”: Pero no por toda persona sin excepción, sino por personas elegidas de todas las naciones y razas, no solo por los Judíos

La teología sistemática es el intento de organizar por categoría las cosas que la Biblia dice acerca de sus temas principales. Pensar teológicamente es estudiar la realidad en base a lo que Dios ha revelado a la humanidad en las Escrituras.

  • La prolegómena se trata de los asuntos preliminares a la teología, e incluye también lo que la Biblia dice acerca de las formas en que Dios se revela a la humanidad.
  • La teología propia es lo que la Biblia dice acerca de Dios y sus obras
  • La angelología es lo que Biblia dice acerca de los seres sobrenaturales aparte de Dios: los ángeles, Satanás, y los demonios.
  • La cristología es lo que la Biblia dice acerca de Jesucristo, su persona y su obra de redención.
  • La pneumatología es lo que la Biblia dice acerca del Espíritu Santo, su persona y sus obras.
  • La antropología teológica es lo que la Biblia dice acerca del ser humano.
  • La hamartología es lo que la Biblia dice acerca del pecado.
  • La soteriología es lo que la Biblia dice acerca del proceso de la salvación.
  • La eclesiología es lo que la Biblia dice acerca de la iglesia.
  • La escatología es lo que la Biblia dice acerca de “las últimas cosas” – la muerte y el futuro.

En orden más o menos cronológico, estas son las teorías principales acerca de la expiación y cómo la vida y muerte de Jesucristo la logra. Fuente: Louis Berkhof, Systematic Theology, 384-391.


La teoría del rescate, o la teoría Christus Victor

Esta teoría empezó con Orígenes. La teoría dice que Dios quiso rescatar a la humanidad, pero Satanás tenía dominio sobre la raza humana. Satanás exigió la vida de Jesucristo en cambio por la salvación de la humanidad. Pero según esta teoría, lo que Satanás no supo es que Cristo, siendo Dios, no pudo permanecer muerto. El diablo, pensando que la transacción estaba a su favor, descubrió que esta transacción fue su derrota. Gustaf Aulén renovó interés en esta teoría con su libro Christus Victor en 1931.


La teoría de la recapitulación

Según esta teoría de Ireneo, Jesucristo en su encarnación “recapituló”, o repitió en su propia vida, todas las etapas de la vida humana. Cristo dio vuelta al rumbo en que andaba la humanidad, y las personas que lo aceptan reciben la inmoralidad y una transformación de sus vidas.


La teoría de la satisfacción

Esta teoría viene de Anselmo. Dice que el ser humano debe a Dios la honra. Pero en pecar, el ser humano no honró a Dios, e incurrió una déuda con Dios, una déuda que no puede pagar. Así que el Hijo de Dios tuvo que hacerse un ser humano para pagar la déuda que la humanidad debía a Dios, y satisfacer a Dios. No pudo pagar con su obediencia, porque su obediencia era su deber como ser humano ante Dios. Pero murió como inocente por los pecadores. Por hacer esto, Dios lo exaltó y le dio un gran tesoro de méritos. Jesucristo reparte sus méritos a las personas que ponen su fe en él. Se puede ver por el vocabulario de ‘déudas’ y ‘méritos’ que esta teoría usa una figura financiera. Veremos más abajo que la teoría de la sustitución adapta esta teoría pero en términos legales.


La teoría de la influencia moral

Según esta teoría de Abelardo, en la cruz Dios demuestra su gran amor hacia la humanidad, sacrificando a su Hijo para rescatarlos. Este gran amor tiene un impacto emocional en el corazón del ser humano. El ser humano se da cuenta cuánto Dios lo ama, y responde con fe y arrepentimiento. Esta teoría es diferente de la anterior porque la expiación no es para satisfacer a Dios sino para cambiar el corazón del ser humano.


La teoría de la sustitución penal

Esta fue la teoría de los Reformadores Protestantes y de Berkhof. Según esta teoría, la humanidad se volvió culpable ante la ley de Dios por pecado. La pena o castigo del pecado es la muerte, y Dios como Juez del universo, necesita castigar la desobediencia a su ley con la muerte. Pero Jesucristo se hizo humano para ser una nueva cabeza y representante de toda la raza humana. Vivió sin pecado y murió como inocente para satisfacer la justicia de Dios y tomar sobre si mismo el castigo que la humanidad merecía. Los que mueren y resucitan con él son justificados – proclamados inocentes, porque Jesucristo tomó sus pecados y les otorgó su propia justicia.


La teoría del ejemplo de Cristo

Esta teoría tiene su origen en los Socinianos. La teoría dice que Jesucristo murió para mostrar el camino de la obediencia a la humanidad. En su obediencia y su acto de sacrificio por otros, nos dio ejemplo de la vida que agrada a Dios para que sigamos en sus pasos.


La teoría gubermental

Esta teoría viene de Grotius, y según Berkhof fue un intento de mediar el conflicto entre la teoría de la sustitución penal y la teoría del ejemplo de Cristo. No ha sido una teoría influencial, y la descripción de Berkhof es difícil de entender. Parece una versión débil de la teoría de la sustitución penal.


La teoría mística

Según esta teoría de Friedrich Schleiermacher, Jesucristo en su encarnación adoptó la humanidad con toda su corrupción pecaminosa, para purificarla. Cuando alguien cree en él, es purificado de su corrupción y elevado a otro plano más divino. “En la encarnación, la vida divina entró a la vida humana para levantar la vida humana a un nivel divino.” También se usa la figura de levadura para explicar lo que Cristo hace. (Berkhof, 389)


La teoría del arrepentimiento vicario

McLeod Campbell propuso esta teoría, que dice que Cristo en su vida y muerte representó a la humanidad. Pero no sufrió una pena por la humanidad, sino ofreció a Dios un arrepentimiento verdadero de parte de la humanidad. La humanidad no pudo arrepentirse de verdad, así que Jesús se arrepintió en su lugar. Y lo hizo por medio de su muerte – en morir, Jesús asintió a la condenación del pecado por su Padre, confesando que era justo que Dios condenara al pecado.