Este archivo es una colección de apuntes y observaciones acerca de 1 Juan. La colección crecerá poco a poco. Siempre será un proyecto 'en construcción' y ninguna sección llegará a ser 'completa.' Para mis apuntes sobre otros temas, favor de consultar nuestro índice completo

Última actualización del presente documento: 14-12-2016

David Gifford

.Instrucciones

Aspectos literarios

Asuntos avanzados

Asuntos introductorios

Contexto canónico

Estructura

Exégesis

Teología y temas

Introducciones al NT

D. A. Carson, Douglas J. Moo, Leon Morris, An Introduction to the New Testament. (Grand Rapids: Zondervan, 1992)

Walter A. Elwell y Robert W. Yarbrough, Al Encuentro del Nuevo Testamento. (Editorial Caribe, 1999)

Everett Harrison, Introducción al Nuevo Testamento. (Grand Rapids: Libros Desafío, 2002)

George Eldon Ladd, A Theology of the New Testament. (Grand Rapids: Eerdmans, 1996)

I. Howard Marshall, New Testament Theology. (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2004)

Artículos y comentarios

G. M. Burge, “John, Letters of”, en Dictionary of the Later New Testament and Its Developments. Ralph Martin and Peter H. Davids, eds. (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1997)

D. A. Carson, “The Johannine Letters”, en New Dictionary of Biblical Theology. T. Desmond Alexander y Brian S. Rosner (Downer’s Grove: InterVarsity Press, 2000)

I. Howard Marshall, “Johannine Epistles”, en Dictionary for Theological Interpretation of the Bible. Kevin Vanhoozer, ed. (Grand Rapids: Baker Academic, 2005)

Stephen S. Smalley, Word Biblical Commentary: Vol. 51: 1, 2, 3 John. (Waco, TX: Word, 1984)

John R. W. Stott, Tyndale New Testament Commentaries: The Letters of John, Revised Edition. (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans, 1990)

Daniel B. Wallace, “1 John: Introduction, Argument and Outline.” Accesado en http://www.bible.org/page.asp?page_id=1364

Los títulos de cada sección son ligas, tanto en la sección misma como en el índice. Para compartir la liga de una sección específica de este documento en un texto, correo o red social, haz clic en la liga con el botón derecho y seleccionar 'copiar liga' o su equivalente.

Hemos dividido las secciones para que sean fáciles de imprimir por separadas.

  1. Configura tu navegador web, en la sección para imprimir, para mostrar números de página en los pies de página.
  2. Busca la sección que deseas imprimir, y observa los números de página de esa sección.
  3. Limita la impresión a las páginas que deseas imprimir.

En cada sección hemos puesto el ícono de una casa ( ). Al presionar este ícono, regresarás al inicio y el índice.

Este documento es para el beneficio y el provecho personal de sus lectores, y no lo considero una fuente académica. Es mejor citar mis fuentes que citar el presente documento.

  • Las citas entre comillas son citas exactas en español, o traducciones mías de citas en inglés. La información bibliográfica aparece en la .Bibliografía de recursos consultados.
  • Los apuntes donde indico la fuente sin comillas son apuntes donde resumo la fuente en mis propias palabras, o adapto las palabras de la fuente de manera machacada, resumiendo, parafraseando, omitiendo y añadiendo palabras a mi gusto, sin rigor académico.
  • Los apuntes que no indican una fuente son observaciones mías, o datos tan generales que no hay necesidad de indicar la fuente.
V.TextoFunción
3.4Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.Declarativa
3.5Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados,
y no hay pecado en él.
Declarativa
3.6Todo aquel que permanece en él, no peca;
todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido.
Declarativa
3.7Hijitos, nadie os engañe;
el que hace justicia es justo, como él es justo.
Imperativa; Declarativa
3.8aEl que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio.Declarativa
3.8bPara esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.Declarativa
3.9Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.Declarativa
3.10En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.Declarativa
Elemento3.4-73.8-10
Frase introductoriaTodo aquel que comete pecado (4)El que practica el pecado
Temainfringe también la Ley,
porque el pecado es infracción de la Ley (4)
es del diablo,
porque el diablo peca desde el principio (8)
El Hijo de Dios apareció......para quitar nuestros pecados...para deshacer las obras del diablo (8)
Conclusión lógicaTodo aquel que permanece en él, no peca (6)Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado (9)

3.11-18 notas generales

Resumen Amémonos unos a otros como Cristo hizo

Contrastes Estos versículos hablan de dos dominios o esferas, un dominio de la muerte y un dominio de la vida eterna. Sabemos que hemos pasado del dominio de la muerte al dominio de la vida si amamos a nuestro hermano. La siguiente tabla contrasta los elementos de estos dominios.

El dominio de la muerteEl dominio de la vida (eterna)
Dominado por el malignoDominado por Jesucristo
Caracterizado por el odioCaracterizado por el amor (de Dios)
El odio se manifiesta en el asesinato, el quitar la vida de otroEl amor se manifiesta en el sacrificio, el dar la vida de uno por el bienestar de otro
El ejemplo del odio es CaínEl ejemplo del amor es Jesucristo
Las acciones de Caín, habitante del dominio de muerte, eran malasLas acciones de Abel, habitante del dominio de la vida, eran justas

La estructura del texto

Vv.FunciónResumen
3.11: La exhortación al amor
11Exhortación prinicipalAmemos unos a otros
3.11-12: El ejemplo que debemos evitar
12Exhortación negativaNo seamos como Caín que mató a Abel
13Exhortación parentética basada en el ejemplo de v. 12(No se sorprendan del odio del mundo contra ustedes, como Caín odió a Abel)
3.14-15: Cómo identificar a los habitantes del dominio de la vida y la muerte
14aAfirmación condicionalEl amor es la evidencia que hemos pasado a la vida
14bAfirmación contraria, basada en v. 14aEl odio es la evidencia que permanecemos en la muerte
15Argumento para apoyar v. 14bOdiar es equivalente a asesinar, y ningun asesinato tiene la vida eterna
3.16-18: Cómo es el amor que se requiere
16aDefinición del término "amor"El amor es dar la vida de uno para otros, como Cristo hizo
16bExhortaciónDebemos amar a nuestro hermano
17Pregunta = afirmaciónEl que rehusa ayudar al necesitado no tiene el amor de Dios
18ExhortaciónAmemos de una forma concreta y sincera

3.16

Resumen

Conocemos lo que es el amor porque Cristo nos lo demostró en la cruz, entregando su vida en nuestro lugar por nuestra salvación. Así que nosotros debemos dedicar nuestras vidas a la búsqueda del bienestar de nuestros hermanos en Cristo.

Expansión

Según este versículo, el que ama:

  • Busca el bienestar del otro
  • Está dispuesto a sacrificar su ser, entregar su vida, dar sus bienes, etc., para el otro

La función del versículo en su contexto

  • Juan ha hablado del amor desde capítulo 2. En 4.11 nos exhorta a que amemos unos a otros. Aquí nos da la definición de "amor".
  • Cristo, contraste con Caín

“Dios le dará vida”: La palabra “Dios” no aparece en el griego. Es posible que “el creyente” es el sujeto de “le dará vida”, no Dios. Si es así, Juan sugiere que cuando un creyente ora por un hermano errante, le da vida. Sin embargo, es más probable que se refiere a Dios.


“Pecado no de muerte”: ¿A qué se refiere? Opciones:

  • Pecados veniales (menos graves) en contraste con pecados mortales (más graves)
  • Pecados no intencionales en contraste con pecados deliberados o intencionales (una distinción del AT)
  • Pecados que no han resultado en la muerte del pecador (o sea que cuando Juan parece prohibir la oración por los pecados de muerte, prohibe la oración por los que murieron a causa de su pecado)
  • Pecados normales en contraste con la apostasía (pero Juan parece decir que los herejes nunca pertenecían al grupo de los lectores (2.19).
  • El pecado de ser falsos profetas y anticristos en vez de creer. Apoyo: Juan nunca dice directamente que un hermano puede cometer el pecado de muerte.

Después de la discusión acerca de la oración, Juan recuerda a sus lectores que a pesar del hecho que podemos distiunguir entre pecado de muerte y pecado no de muerte, todo pecado es muy grave, y no debe ser tratado como cosa de menos solo por el hecho de que podemos orar por ello y ser perdonado de ello.

Varias veces Juan llama atención a las afirmaciones de otras personas para señalar que son mentiras:

1.6Los que dicen que tienen comunión con Dios pero andan en tinieblas, mienten y no practican la verdad
1.8Los que dicen que no tienen pecado se engañan a si mismos y la verdad no está en ellos
1.10Los que dicen que no han pecado, mienten, la verdad no está en ellos, y hacen a Dios mentiroso
2.4Los que dicen que conocen a Dios pero no guardan sus mandamientos, son mentirosos y la verdad no está en ellos
2.6Los que dicen que permanecen en Cristo pero no andan como Cristo anduvo, son hipócritas
2.9Los que dicen que están en la luz pero odian a su hermano, están todavía en tinieblas.
4.20Los que dicen que aman a Dios pero odian a su hermano, son mentirosos

Fuente desconocida.

  • C = Disponible en la biblioteca de la Comunidad Teológica
  • A = Disponible en la bilbioteca del Seminario Teológico Presbiteriano (Arenal)
  • S = Disponible en la biblioteca del Seminario Teológico Reformado

Brian Bailey, Las epístolas de Juan. (Waverly, NY: Zion Christian Publishers, 2003)

William Barclay, I, II, III Juan y Judas. (Villa de Cavalls, España: CLIE, 1994) C

Hartmut Beyer, Las Cartas De Juan. (Villa de Cavalls, España: CLIE, 2000) C

Donald W. Burdick, Las Epístolas de Juan. (Grand Rapids, MI: Editorial Portavoz, 1996)

Arturo Collins, Estudios Bíblicos ELA: Comunión Sublime. 1ª de Juan. (Puebla: Ediciones Las Américas, A. C., 1995) S

E. Cothenet, Escritos de Juan y carta a los Hebreos. (Madrid: Editorial Cristiandad, 1985)

Neal M. Flanagan, El Evangelio y las Cartas de Juan. (Collegeville, MN: Editorial Liturgical Press, 2004)

Lorna F. Gibson, Las Cartas de San Juan. (México, D.F: Sociedad Bíblica de México, 1967)

William L. Hendricks, Las epístolas de Juan. (El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1970)

I. Howard Marshall, Las Cartas de Juan. (Buenos Aires: Nueva Creación, 1991) S

Michèle Morgen, Las cartas de Juan. (Estella, España: Editorial Verbo Divino, 2000)

Victoria Eugenia Rodríguez Martín, Léxico de las epístolas de Juan (I-II-III) de la Vulgata. (Lima: Editorial V.E. Rodríguez Martín, 1995)

A. B. Rudd, Epístolas generales: Santiago, I y II Pedro, I, II, III Juan y Judas. (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1942) A

Rudolf Schnackenburg, Cartas De San Juan. (Barcelona: Herder, 1980) A, C

John R. W. Stott, Las Cartas De Juan. (Zaragosa, España: Editorial Certeza, 1974) A

Wilhelm Thuesing, Las Cartas De San Juan. (Barcelona: Herder, 1973) C, S

Weldon E. Viertel y Carol de Martinez, El Evangelio y Epistolas de Juan. (El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1988)

Compilada por Efraín Castro Peralta, Seminario Teológico Reformado de México, mayo de 2010.

1 Juan hace contrastes agudos entre dos épocas totalmente opuestas, sus características, y los personajes de estas respectivas épocas. Juan enfatiza estos contrastes para que los destinatarios tengan que escoger a qué época pertenecer, porque las dos opciones son incompatibles y antipáticos y no se pueden mezclar.

2.8...las tinieblas van pasando y la luz verdadera ya alumbra.
2.17Y el mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
2.18Hijitos, ya es el último tiempo. Según vosotros oísteis que el Anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.
4.17En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.

1 Juan usa muchos antónimos para contrastar estas épocas:

LuzTinieblas
VerdadMentiras, engaño
VidaMuerte
JusticiaPecado
AmarAborrecer, odiar
CristoAnticristo
ConfesarNegar

Los personajes mencionados en 1 Juan pertenecen a una de las dos épocas:

Dios Padre, Jesucristo, El EspírituEl diablo o el maligno
Juan y sus colegasLos anticristos y engañadores
'Espíritus' de Dios'Espíritus' del error
El hermano de Caín (Abel)Caín
Los hijos de luz / los hijos de DiosLos hijos del diablo

Juan enfatiza estos contrastes para que los destinatarios tengan que escoger a qué época pertenecer, porque las dos opciones son incompatibles y antipáticos y no se pueden mezclar.

Fuente: estudio personal del autor. Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998).

3.16En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.
4.10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

  1. Palabras claves del Evangelio que no se encuentran en las epístolas: cruz, crucificar, discípulo, gloria, glorificar, cielo, ley, Señor, buscar, señal.
  2. En el Evangelio, logos es personal y se refiere a Jesús, en las epístolas logos es impersonal y se refieren al evangelio.
  3. En el Evangelio, el Espíritu es el paracletos (abogado, consolador), en las epístolas, Jesús es el paracletos. Pero: Juan dice que el Espiritu es otro consolador, implicando que Jesús es el primero.
  4. En el Evangelio Jesús es la luz, en las epístolas Dios es la luz.
  5. En el Evangelio la vida eterna y los postreros días están presentes, pero en las epístolas estas cosas vienen en el futuro.
    1. Pero: En 1 Juan 5.11-13, están presentes.
    2. En Juan 5.28-29, 6.39-40, 6.44, 6.54, 11.24-26, 12.48, 14.3 estas cosas están en el futuro.
  6. La primera carta habla de propiciación, un término que no aparece en el Evangelio.

Stott, 24-26, Harrison

  • Dios es “el Padre” (1.2, 1.3, 2.1, 2.13, 2.15, 2.16, 2.22, 2.23, 2.24, 3.1, 4.14, 5.1)
  • Dios es luz (1.5)
  • Dios es justo y fiel (1.9)
  • Es el que es verdadero (5.20 - ¿o se refiere a Jesús?)
  • Es el santo, y unge a los creyentes (2.20, 2.27 - ¿o se refiere al Espíritu Santo?)
  • Es el que estuvo desde el principio (2.13, 2.14 - ¿o se refiere a Jesús?)
  • Sabe todo (3.20)
  • Es más grande que nuestros corazones: 3.20
  • El que está en los creyentes es mayor que el que está en el mundo (4.4)
  • Nadie lo ha visto jamás (4.12, 4.20)
  • Dios es amor (4.8, 4.15), es la fuente de amor (3.17, 4.7), nos ama (4.9, 4.10, 4.11, 4.15, 4.18) - ha derramado su amor sobre nosotros (3.1)
  • Prometió la vida eterna: 2.25, y lo da por medio de su Hijo: 5.11.
  • Envió a su Hijo (4.9, 4.10, 4.14)
  • Da su Espíritu a los creyentes (3.24, 4.13)
  • Tiene una voluntad, y los que le piden según su voluntad reciben lo que piden de él (5.14)
  • Tiene una “semilla” que permanece en los creyentes: 3.9.
2.5Pero el que guarda su palabra, en ese verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.
2.15No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él...
3.1Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él.
3.16En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.
4.7-12Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
Amados, si Dios así nos ha amado, también debemos amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
4.16-17Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios en él. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
4.19Nosotros lo amamos a él porque él nos amó primero.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

Las cartas se llaman Primer, segunda y tercera de 'Juan', pero en realidad estas cartas son anónimas.


1 Juan no dan mucha información acerca de su autor. El autor se limita en decir que fue testigo ocular de Jesús (1.1-3, 4.14).


El tono de autoridad que encontramos en estas cartas da la impresión de que es un líder eclesiástico muy alto.


Hay muchos paralelos entre todas las cartas de Juan y el cuarto Evangelio. No hay mucha duda que el mismo autor los escribió. Así que la autoría de estas cartas está relacionada con la autoría del Evangelio de Juan.


La iglesia antigua no atribuyó la autoría de las cartas de Juan a nadie excepto al apóstol Juan.

  • Varios libros aluden a 1 Juan sin mencionar el autor. Pero el primer autor que cita 1 Juan y se refiere específicamente a Juan como el autor es Papías, a mediados del segundo siglo, citado en Eusebio.
  • Clemente de Alejandría se refiere a la “epístola mayor” del apóstol Juan.
  • Ireneo menciona las cartas de 2 y 3 Juan. Orígenes (murió 253 d.c.) es el primero en mencionar todas las tres epístolas.

El autor se presenta en 2 y 3 Juan como un anciano. Pero este dato no mina la posibilidad de que el apóstol Juan las escribió. Podemos notar que el apóstol Pedro usó el título de anciano para referirse en 1 Pedro 5.1. Papías, un autor antiguo, se refirió a los apóstoles como ancianos.

  • Es el Espíritu de la verdad (5.6)
  • El Espíritu testifica (5.6, 5.7)
  • El Espíritu fue dado a los creyentes por Dios (o por Jesucristo). Su presencia en ellos les ayuda saber que permanecen en Dios y Dios en ellos (3.24, 4.13).
  • También hay espíritus que vienen de Dios. Ellos confiesan que Jesucristo ha venido en la carne (4.2). Un espíritu así es un espíritu de verdad (4.6).
  • Los que pecan están en oscuridad (cap. 1)
  • Los que niegan su pecado están engañados y hacen de Dios un mentiroso (1.8, 10)
  • Los que confiesan sus pecados pueden ser perdonados (1.9, cf. 2.1)
  • El pecado es infracción de la ley (3.4). Toda injusticia es pecado (5.17)
  • Los que están en Cristo no siguen pecando (3.6, 9)
  • Hay una distinción entre pecados que “son de muerte” y los que no (5.16-18)
  • ¿Hay una contradicción entre 1.8, 10, 2.1 y 3.4-10?
1.1-3Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida - pues la vida fue manifestada y la hemos visto, y testificamos y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó - , lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.
1.5Este es el mensaje que hemos oído de él y os anunciamos: Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él.
4.14Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.
5.6-11Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad. [Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.] Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios, porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo. El que cree en el Hijo de Dios tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, lo ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en su Hijo.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

2.20Vosotros tenéis la unción del Santo y conocéis todas las cosas.
2.27Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

El autor de esta carta usa un tono autoritario que un apóstol usaría.

  • No vacila en llamar a otros mentirosos, engañadores y anticristos.
  • Provee pruebas que dividen la humanidad de dos categorías.
  • El autor exhorta en 2.15, 2.24, 2.28, 4.1, 5.21;
  • el autor hace declaraciones teológicas en 2.6, 3.14, 4.12;
  • el autor denuncia a otros en 2.18, 2.22, 3.10;
  • identifica errores en 1.6, 1.8, 2.4, 2.22. (NIV Study Bible).

Carson, Moo y Morris dan la siguiente lista de textos de autoridad: 2.1-2, 2.8, 2.15, 2.17, 2.23, 2.28, 3.6, 3.9, 4.1, 4.8, 4.16, 5.21 (449). Ellos llaman nuestra atención al hecho de que el autor también demuestra esta autoridad en 2 y 3 Juan, o sea sobre varias congregaciones. Solo un apóstol hubiera tenido autoridad sobre varias congregaciones, porque los ancianos tenían autoridad sobre congregaciones individuales.

1 Juan no contiene citas directas del AT pero sí contiene varias alusiones:

1 JuanAlusión al AT
1.7Is. 2.5
1.9Sal. 32.5, Pr. 28.13
2.10Sal. 119.165
2.12Sal. 25.11
2.16Pr. 27.20
2.17Sabiduría 5.15 (Apócrifa)
2.27Jer. 31.34
3.5Is. 53.9
3.12Gn. 4.8
3.17Dt. 15.7-8
5.3Dt. 30.11

Los comentaristas proponen tres candidatos históricos para el error que Juan estaba combatiendo: Gnosticismo, Docetismo, y la herejía de Cerinto.


Gnosticismo

El Gnosticismo no era una sola religión o movimiento formal sino un conjunto de diferentes énfasis en la religión del segundo siglo, con raíces en el primer siglo.

  • Los gnósticos decían que lo material y físico es malo y lo espiritual es bueno.
  • Decían que hay una cadena de seres espirituales que emanan de un solo Dios. Uno de estos seres sale de la cadena y crea el mundo físico.
  • El objetivo de los gnósticos era escapar al mundo físico y vivir en el mundo espiritual.

Docetismo

El Docetismo era una rama del Gnosticismo influenciada por el Cristianismo. Enseñaba que Cristo no se encarnó, porque la carne, como toda materia física, es mala. Creían que Jesús era Dios, pero no podían creer que Dios se haría un ser humano de carne y hueso. Docetismo viene de la palabra para “parecer”, y significa que Dios solo parecía haberse encarnado en la persona de Jesús. Era un ser espiritual disfrazado como humano, pero no era un ser humano de verdad.


Cerinto

Cerinto era un hereje semi-gnóstico del primer siglo. Según Eusebio, Policarpo reporta que Juan huyó de los baños públicos porque escuchó que Cerinto estaba adentro y dijo que en cualquier momento Dios podía enviar destrucción sobre este “enemigo de la verdad.” El error de Cerinto era separar el humano Jesús y el Cristo divino. Decía que el Cristo (o el Espíritu Santo) vino sobre el humano Jesús de Nazaret en su bautismo, pero cuando Jesús murió, el Cristo o el Espíritu Santo salió de él. Según Cerinto, Jesús murió en la cruz, no el Cristo divino.


Conclusión

Es interesante notar los contrastes entre 1 Juan y estas herejías. Pero sin mayor información no podemos llegar a una conclusión firme. Hay errores en cada herejía que 1 Juan no menciona, y hay errores que 1 Juan combate que no son parte de estas herejías.

  • Aparte de 1.1-4, no hay ninguna referencia a la vida terrenal o las enseñanzas de Jesús.
  • Es el Verbo de vida que ha sido desde el principio (1.1). Es la vida eterna que estuvo con el Padre y quien se manifestó a Juan y los discípulos de una manera palpable (1.2).
  • Es el Hijo de Dios (1.3, 1.7, 2.22, 2.23, 2.24, 3.8, 3.23, 4.9, 4.10, 4.14, 4.15, 5.1, 5.5, 5.9, 5.10, 5.11, 5.12, 5.13, 5.20), el Hijo unigénito (4.9), el nacido de Dios (5.18),
  • Es el Cristo o Mesías (1.3, 2.1, 2.22, 3.16, 3.23, 4.2, 5.1, 5.6, 5.20)
  • Es el verdadero Dios (5.20)
  • Fue enviado por Dios (4.9, 4.14)
  • Ha “venido” (5.20) en la carne (4.2-3). No solo por agua sino también por sangre (5.6)
  • Enseñó a Juan y sus compañeros que Dios es luz y en él no hay tinieblas (1.5).
  • Apareció para quitar los pecados (3.5), para destruir la obra del diablo (3.8)
  • Cristo es el justo (2.1, 2.29, 3.7—¿o es Dios en este versículo?), el verdadero (5.20), es puro (3.3), sin pecado (3.5)
  • Nos ha dado conocimiento (5.20)
  • La importancia de la muerte de Cristo juega un papel importante en el perdón de los pecados (1.7, 2.2, 3.16, 4.10, 5.6-8). Él es el Salvador del mundo (4.14)
  • 1 Juan no habla de la resurrección de Jesucristo.
  • Cristo está en el cielo (2.1-2). Habla en defensa de los creyentes ante el Padre cuando pecamos (2.1).
  • Protege a los creyentes del maligno (5.18)
  • Es la fuente de, y es, vida eterna (4.9, 5.11, 5.12, 5.20)
  • Vendrá en el futuro (3.2)
2.22¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, pues niega al Padre y al Hijo.
5.1Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró ama también al que ha sido engendrado por él.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

Juan habla de si mismo y sus colegas (los apóstoles):

  • Tienen comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo (1.3).
  • Proclaman lo que ellos han visto y experimentado personalmente de este “Verbo de vida” y “vida eterna” (1.2).
  • Proclaman para que otros tengan comunión con ellos (1.3)
  • Ellos (¿o se refiere a todos los Cristianos?) son de Dios y los que conocen a Dios los escuchan (4.6).
  • Han visto y testifican que Dios envió a su Hijo a ser el Salvador del mundo (4.14)

1 Juan

1 Juan es mencionado o citado en 1 Clemente, Didaqué, Papías, y Policarpo (Epístola a los Filipenses), libros del primer cuarto del segundo siglo (Encuentro, 366-367).


Ireneo, Clemente Alejandrino, Orígenes, y Tertuliano lo citan y dicen que es de Juan. Eusebio lo alista como un libro no disputado.


Está incluido en el Canon de Muratori y la lista de Atanasio de 367 d.c. Fue aprobado en los Concilios de Hippo (393 d.c.) y Cartago (397 d.c.).


Esta carta, en particular 3.4-10, ha sido influencial en los debates sobre la doctrina de Wesley de la perfección cristiana. Esta doctrina dice que Dios nos llama a ser perfectos (Mt. 5.48), así que la perfección está a nuestra alcance como Cristianos. Podemos llegar a ser libres de pecados intencionales y conocidos, según Wesley y sus seguidores. Podemos responder que 1.8 y 10 rechazan la idea que uno puede estar sin pecado en esta vida. Es mejor no interpretar 3.4-10 como declaraciones globales (“Los Cristianos en un estado especial de consagración nunca pecan”), sino como exhortaciones en forma de afirmaciones (como “Los alumnos de este seminario no hacen mentiras”).


Muchos eruditos han intentado encontrar y describir una “comunidad juanina” detrás de estos libros. Es decir, discípulos de Juan que quisieron promover sus enseñanzas y escribieron estas tres cartas en su honor. Esta búsqueda es muy especulativa y depende más de la imaginación del comentarista que los datos del texto mismo.


2, 3 Juan

Por su brevedad, 2 y 3 Juan no fueron citadas mucho por los padres de la iglesia. Orígenes y Eusebio los mencionan con reservación. *El Canon de Muratori menciona dos cartas de Juan, no tres. Probablemente se refiere a 1 y 2 Juan, no 3 Juan, según Carson, Moo y Morris. *Estas cartas fueron incluidas en el canon por Atanasio (367 d.c.), el Concilio de Hippo (393 d.c) y el Concilio de Cártago (397 d.c.).

2.28Ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.
3.19-22En esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él, pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidamos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de él.
4.17En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
5.14Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

3.5Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.
3.8Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.
4.2-3En esto conoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del Anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.
4.9En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.
5.6Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.
5.18Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios lo guarda y el maligno no lo toca.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

  • Estamos en la última hora. Lo sabemos porque los anticristos han salido al mundo (2.18).
  • Jesús vendrá (2.28, 3.2), y los creyentes serán como él y lo verán tal como es.
  • Lo que los creyentes serán aun no ha sido revelado (3.2).
  • Habrá un día de juicio (4.17)
  • La oscuridad está pasando, y la nueva luz viene (2.8).
  • El mundo y sus deseos son pasajeros, pero el hombre que hace la voluntad vivirá para siempre (2.17)

1 Juan es el libro más difícil del NT en cuanto a su estructura. Los comentaristas casi concuerdan en cuanto a las perícopas, pero no en cuanto a las divisiones básicas de la carta.


1 Juan parece una sinfonía o un espiral, porque menciona a varios temas y regresa a cada uno repetidamente, cada vez desde otra perspectiva.


La mayoría de comentaristas encuentran tres pruebas de la fe genuina en 1 Juan, y usan estas pruebas como claves para la estructura:

  • ¿Crees que Jesús es el Cristo (Mesías), venido en la carne?
  • ¿Vives una vida justa?
  • ¿Amas a tus hermanos?
  • “Nuestra fe”: 5.4
  • Creer / no creer: 3.23, 4.1, 5.1, 5.5, 5.10, 5.13

Las cartas de Juan no contienen evidencia que nos ayuda a fijar el lugar y la fecha de la composición de la carta.


Si aceptamos a Juan como el autor de estas cartas, Éfeso es el lugar de redacción más probable. Hay evidencia en Eusebio e Ireneo que Juan pasó a vivir en Éfeso.


El contenido del cuarto Evangelio y las tres cartas no nos ayuda a ver la secuencia cronológica en que fueron escritos. Algunos dicen que 1 Juan fue escrito en parte para corregir errores que surgieron por el mal uso del Evangelio de Juan, pero esta teoría se basa en especulación.


En 1 Juan vemos respuestas a doctrinas que después llegarían a formar parte del Gnosticismo. Esta religión no llegó a formarse hasta el segundo siglo. Por esta razón es preferible poner una fecha hacia finales del primer siglo para las cartas de Juan.


Sin embargo, varios libros aluden a 1 Juan a finales del primer siglo y a principios del segundo siglo: 1 Clemente (96 d.c.), el Didaqué (90-120 d.c.), la carta de Policarpo a los Filipenses (c. 110 d.c.), y la epístola de Bernabé (c. 130 d.c.). El uso de las cartas de Juan por estos documentos limita la fecha de las cartas de Juan al primer siglo. Carson, Moo y Morris, 446


Por todas razones la mayoría de los comentaristas dicen que estas cartas fueron escritas entre 80-95 d.c.

  • Está “en él” o “en Dios” (2.4, 5, 6, 15, 27, 28; 3.6, 24; 4.13, 15, 16; 5.20)
  • Tiene “comunión” con Dios (1.3, 1.6, 1.7), y lo conoce (4.8). Conoce al Padre, el que es desde el principio (2.13). Conoce al que es verdadero (¿Dios? ¿Jesús?) (5.20).
  • Son hijos de Dios, “nacidos” de Dios (2.29, 3.1, 3.2, 3.9, 4.7, 5.1, 5.2, 5.4, 5.18, 5.19). Son “de” Dios (4.4). Como hijos de Dios, son hermanos (varios)
  • Han pasado de la muerte a la vida (3.14). Tienen vida eterna (5.13), porque tienen al Hijo (5.12)
  • Dios les dio su Espíritu (4.13)
  • Tienen una unción del Santo (2.20). Esta unción de “él” permanece en ellos (2.26).
  • La semilla de Dios permanece en ellos (3.9).
  • Sus pecados han sido perdonados debido al nombre de él (2.12)
  • Son justos porque hacen justicia (3.7).
  • Conocen la verdad (2.20, 2.21). Pertenecen a la verdad (3.19). No necesitan que otro los enseñe (2.26). Tienen conocimiento de Jesús (5.20).
  • Son protegidos por Jesús y el maligno no los puede lastimar (5.18).
  • Han vencido al maligno (2.13, 2.14), a los espíritus malignos (4.4), y al mundo (5.4, 5.5)
  • No siguen pecando (3.6, 3.9, 5.18)
  • Van a la presencia de Dios (3.19). Pueden acercarse a Dios con confianza y pedir según su voluntad, sabiendo que tendrán lo que piden (3.22, 5.14, 5.15)
  • Sus corazones necesitan ser tranquilizados, porque los condenan. Si sus corazones no les condenan, ellos tienen confianza ante Dios (3.19, 3.20, 3.21). No tienen temor. El temor tiene que ver con el castigo. El que teme no ha sido perfeccionado por Dios (4.18).
  • Tienen esperanza (3.3)
  • Si aseguran que el mensaje que escucharon permanece en ellos, ellos permanecerán en el Padre y el Hijo (2.24)
  • Si permanecen en él, pueden estar confiados ante Jesús en su venida (2.28)
  • Dios vive en ellos y ellos en Dios (4.4, 4.12, 4.13, 4.15, 4.16), si obedecen sus mandamientos (3.24).
1.9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.
2.1Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Pero si alguno ha pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo, el justo.
2.29Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.
3.7Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo.
3.10En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano, no es de Dios.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

3.24El que guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.
4.4Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo.
4.12-13Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se ha perfeccionado en nosotros. En esto conocemos que permanecemos en él y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.
4.15-16Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios. 16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios en él.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

1.7Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado.
2.2Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.
3.16En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.
4.10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

3.14Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, porque amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano permanece en muerte.
5.16-17Si alguno ve a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida. 17 Toda injusticia es pecado, pero hay pecado no de muerte.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

2.3En esto sabemos que nosotros lo conocemos, si guardamos sus mandamientos.
2.5 Pero el que guarda su palabra, en ese verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.
3.21-22Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidamos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de él.
3.24El que guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él.
5.2-3En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos, pues este es el amor a Dios: que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos...

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

3.21-22Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidamos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de él.
5.14-16Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. Si alguno ve a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

La idea de la perfección en griego significa 'estar completo' o 'no faltar nada.'

1.4Estas cosas os escribimos para que vuestro gozo sea completo.
2.5Pero el que guarda su palabra, en ese verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.
4.12Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
4.17-18 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

2.29Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.
3.9-10Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano, no es de Dios.
4.7Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios.
5.3-4...pues este es el amor a Dios: que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos, porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
5.18Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios lo guarda y el maligno no lo toca.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

  • La verdad del Nuevo mandamiento se ve en Dios y en los lectores (2.8).
  • Es lo que han escuchado desde el principio (2.24, 3.11)
  • Viene por una unción que han recibido de Dios. Esta unción enseña a los *lectores acerca de todas las cosas. Es verdadera y no mentira (2.27)
  • Su contenido: que amemos unos a otros (3.11)
  • El agua y la sangre testifican con el Espíritu Santo (5.7)
  • El testimonio de Dios es más autoritario que el testimonio del ser humano, y su testimonio es acerca de su Hijo (5.9, 5.10).
  • El testimonio de Dios está en los corazones de los creyentes porque creen (5.10)
  • El contendio del testimonio de Dios es que Dios nos ha dado vida eterna por su Hijo (5.11)
  • La importancia de preservar la enseñanza y la tradición recibida
    • “lo que era desde el principio” (1.1)
    • “el viejo mandamiento” (2.7)
  • Lo que les fue declarado (1.5)
  • Instancias de la palabra 'mandamiento': 2.7-8, 3.23, 4.21
  • Lo que sabemos / conocemos, y como lo sabemos:
    • “Sabemos”: 2.3, 2.5, 3.2, 3.14, 3.24, 5.15, 5.18, 5.19, 5.20.
    • “Conocemos”: 2.3, 2.18, 3.19, 4.6, 4.13, 5.2
    • Otras instancias de “saber”: 2.11, 2.29, 3.20.
    • Otras instancias de “conocer”: 2.13, 2.14, 3.1, 3.6, 3.16, 4.2, 4.6, 4.7, 4.8, 4.16, 5.20.
    • En 1 Juan, tanto la palabra 'saber' como la palabra 'conocer' son traducciones de la palabra “γινώσκω”, con la excepción de los siguientes versículos, donde el verbo es “οἶδα”: 2.11, 3.2, 3.14, 5.15, 5.18, 5.19, y “sabemos” en 5.20.
2.28Ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.
3.2Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.
4.17En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

1 Juan no menciona detalles específicos acerca de sus destinatarios - dónde vivían, si eran Judíos o Gentiles, etc.


Es claro que los destinatarios eran Cristianos y que tenían una relación personal con el autor. Los llama “hijitos míos” (2.1, 12, 14, 18; 3.7, 3.18, 4.4, 5.21).


No eran nuevos creyentes: habían escuchado el mandamiento "desde el principio" (2.7, 2.24, 3.11). Kistemaker 207


Algunos habían salido de la iglesia porque rechazaban su doctrina y adoptaban otra (2.18-19). Seguramente después de su salida estos criticaban la doctrina de Juan, y llamaban a los miembros que permanecieron en la iglesia a unirse con ellos.


La falsa doctrina de ellos tenía varios aspectos, pero en particular, ellos negaban que Jesús es el Mesías (2.22, 5.1), y negaban la encarnación (2.22, 4.1-3). Es posible también que decían que no tenían pecado en ellos (1.6-10). Algunos amaban a Dios pero no a su prójimo, amando con palabras sin hechos.


El último versículo de 1 Juan habla de idolatría, y algunos piensan que los que salieron de la iglesia eran idólatras. Pero es más probable que Juan usó la palabra 'idolatría' para enfatizar que la falsa doctrina de los que salieron era nada menos que una falsa religión.


Juan escribió en parte para refutar las falsas doctrinas de estos cismáticos. Pero su propósito principal en escribir era para ministrar a las inquietudes de los que permanecieron. Sus propósitos son pastorales y polémicos.


Los comentaristas proponen tres candidatos históricos para el error que Juan estaba combatiendo: Gnosticismo, Docetismo, y la herejía de Cerinto.

5.7-8: Ningun manuscrito griego antes del siglo XIV contiene las palabras

“Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra” (5.7-8ª)

sino en el margen de uno del siglo XI y en el margen de uno del siglo XII. Ningun padre de la iglesia cita estas palabras, cosa rara, considerando que hubiera sido un buen argumento en las controversias cristológicas y trinitarias. Las palabras sí aparecen por primera vez en un tratado del cuarto siglo en Latín, no en un manuscrito bíblico.

Es sumamente preferible tratarlas como una adición a la Biblia por un escriba que quería meter al texto bíblico un apoyo para la doctrina de la Trinidad.

Fuente: Carson, Moo y Morris, 455

1.6Si decimos que tenemos comunión con él y andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad.
1.8Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.
2.4El que dice: «Yo lo conozco», pero no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso y la verdad no está en él.
2.8Y, sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando y la luz verdadera ya alumbra.
2.20-21Vosotros tenéis la unción del Santo y conocéis todas las cosas. Os he escrito, no porque seáis ignorantes de la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.
3.18-20Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.
En esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él, pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.
4.6Nosotros somos de Dios. El que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error
5.6Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.
5.20Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

2.13-14Os escribo a vosotros, padres,
porque conocéis al que es desde el principio.
Os escribo a vosotros, jóvenes,
porque habéis vencido al maligno.
Os escribo a vosotros, hijitos,
porque habéis conocido al Padre.
Os he escrito a vosotros, padres,
porque habéis conocido al que es desde el principio.
Os he escrito a vosotros, jóvenes,
porque sois fuertes
y la palabra de Dios permanece en vosotros,
y habéis vencido al maligno.
4.4Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo.
5.3-5pues este es el amor a Dios: que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos, porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

1.2...la vida fue manifestada y la hemos visto, y testificamos y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó...
2.17Y el mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
2.25Y esta es la promesa que él nos hizo: la vida eterna.
3.14-15Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, porque amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano permanece en muerte. Todo aquel que odia a su hermano es homicida y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.
4.9En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.
5.11-13Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.
Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.
5.16Si alguno ve a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida.
5.20Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

Las respuestas que el autor de 1 Juan esperaba de sus destinatarios se pueden agrupar en cinco categorías, indicadas en el siguiente gráfico.


Obedecer los mandamientos de Dios:

3.22, 3.24. Solo los que lo hacen lo conocen de verdad. Su amor es perfeccionado en ellos (2.3, 2.5). Los que dicen que lo conocen pero no lo obedecen son mentirosos (2.4). Obedecerlo demuestra que amamos a Dios (5.2, 5.3). Su mandamiento es de amar (4.21). Sus mandamientos no son gravosos (5.3).


Otras maneras de hablar de la obediencia:

  • Caminar en la luz, no en las tinieblas, porque Dios es luz, y no hay tinieblas en él. La luz conduce a la comunión y el perdón, las tinieblas al engaño y la mentira (1.6, 1.7).
  • Hacer justicia: 2.29, 3.7, 3.10. Los que lo hacen son hijos de Dios (3.10).
  • Hacer lo que agrada a Dios: 3.22
  • No pecar, no seguir pecando: 3.6, 3.8

Creer en Jesús, no negarlo:

  • Creer que Jesús es el Hijo de Dios (5.5, 5.10), creer en el nombre del Hijo de Dios (5.13) y en el nombre de Jesucristo (3.23). Los que no creen llaman a Dios un mentiroso (5.10).
  • Los que creen que Jesús es el Cristo son nacidos de Dios (5.1)
  • La fe es una victoria que vence al mundo (5.4)
  • Los que niegan a Cristo son el anticristo, y niegan al Padre también (2.22).
  • Los que niegan al Hijo no tienen al Padre, pero los que confiesan al Hijo tienen al Padre (2.23)
  • “Tener” al Hijo (5.12)
  • Permanecer en él (2.27, 2.28)

Amar a Dios y a Jesús:

Cualquiera que ama al Padre ama al Hijo también (5.1). Debemos amar a Dios (5.2, 3). Si amamos a Dios amaremos a nuestro hermano (4.21).


Amar a los hermanos, no odiarlos:

  • A los hermanos: 3.10, 3.14, 4.20.
  • Unos a otros: 3.11, 3.23, 4.7, 4.8, 4.11, 4.12.
  • A los hijos de Dios: 5.2
  • Vivir en amor: 4.16
  • Porque Dios nos amó primero: 4.11, 4.19.
  • No solo con palabras sino con acciones: 3.18.
  • Tener compasión del hermano necesitado: 3.17.
  • Su amor se perfecciona en nuestro amor (4.12)
  • Dar nuestras vidas por los hermanos como Cristo hizo por nosotros: 3.16. Esta es una definición del amor, 3.16, 4.10).
  • No ser como Caín que odió y asesinó a su hermano. Ningún asesino tiene la vida eterna (3.12, 3.15)
  • Los que aman a sus hermanos son hijos de Dios (3.10).
  • El que ama a su hermano vive en la luz y no tropieza (2.10). El que odia está en tinieblas y cae (2.9, 11).
  • El amor es la evidencia que pertenecemos a la verdad y nos tranquiliza en la presencia de Dios (3.19).
  • El amor es la evidencia que hemos pasado de la muerte a la vida (3.14)
  • El que dice que ama a Dios pero no ama a su hermano miente, porque es imposible amar a un Dios invisible si no amamos a las personas visibles (4.20). El que ama a Dios amará también a su hermano (4.21).
  • No hay temor en el amor. El amor perfecto echa fuera al temor y perfecciona a las personas (4.18).
  • (En las cartas de Juan la palabra griega para “amor” “amar”, etc ocurre 62 veces, de los 310 veces en todo el NT. Aun en el Evangelio de Juan la palabra solo ocurre 63 veces.)

Retener la tradición:

  • Asegurar que permanezca en ellos lo que han escuchado desde el principio (2.24)
  • No dejar que otro los engañe (3.7)
  • Probar los espíritus para ver si vienen de Dios (4.1)
  • Escuchar a los apóstoles (4.6)

Imitar a Jesús:

  • 2.6, 3.1, 4.17b.

Odiar al mundo, no amarlo:

  • Si alguien ama al mundo o las cosas del mundo, el amor del Padre no está en él (2.15).
  • Las cosas del mundo vienen del mundo, no del Padre (2.16).
  • Los creyentes se purifican en esperanza (3.3)

Confesar el pecado, no negarlo

  • Si negamos nuestro pecado, nos engañamos (1.8), llamamos a Dios un mentiroso y su palabra no tiene lugar en nuestras vidas (1.10)
  • Si confesamos nuestros pecados, él nos perdonará y purificará (1.9)
  • Orar por los pecados que no son de muerte (de otras personas), pero no orar por los pecados de muerte (5.16)

Exhortaciones misceláneas:

  • No sorprenderse de que el mundo les odia (3.13)
  • Conocer y confiar en el amor de Dios (4.16)
  • Pedir según su voluntad (5.14)
  • Huir de la idolatría (5.21)
  • Hay un diablo que ha pecado desde el principio. Los que pecan son del diablo (3.8). Los que no son creyentes son “hijos del diablo” (3.10).
  • Hay un maligno que los creyentes han vencido (2.13, 2.14). Este maligno controla al mundo (5.19), pero no puede lastimar a los creyentes (5.18). Caín pertenecía al maligno y asesinó a su hermano. Sus acciones eran malas (3.12)
  • El que niega que Jesús es el Cristo es el anticristo (2.22). Hay anticristos que salieron y no se quedaron con Juan y sus colegas. Su salida es evidencia que no pertenecían al Cristianismo (2.18-19). Hay un espíritu de anticristo que los lectores sabían que venía, y que ya llegó al mundo (4.3).
  • Hay falsos profetas que han salido al mundo (4.1). Son del mundo, hablan desde la perspectiva del mundo, y el mundo los escucha (4.5). Ellos son los que quieren engañar a los lectores (2.26, 3.7).
  • Juan habla del “mundo” en un sentido negativo, como un sistema humano que se opone a Dios (2.15, 16, 17; 3.1, 4.1, 4.3, 4.4, 4.5; 5.4, 5.5, 5.19). El mundo no conoce a “nosotros” (¿los creyentes? ¿los apóstoles?) porque no conoció a Dios (3.2). El mundo odia a los creyentes (3.13). El mundo consiste en los deseos del pecador, la codicia de sus ojos, y el jactarse de lo que tiene y hace (2.16). Juan también habla del mundo en un sentido más néutro, el mundo humano en general (2.2, 4.9, 4.14, 4.17)
  • Hay espíritus que no vienen de Dios (4.1), y se conocen porque ellos no confiesan a Jesús (4.3). Hay un espíritu de error (4.6).
  • El que está en el mundo (¿el diablo? ¿El anticristo?) tiene menos poder que Dios (4.4).
  • Los inconversos no conocen a Dios (4.8). No han visto o conocido a Jesús (3.6). No son de Dios y no “nos” escuchan (probablemente quiere decir que no escuchan a Juan y sus colegas (4.6).
2.18-22Hijitos, ya es el último tiempo. Según vosotros oísteis que el Anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros, porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestara que no todos son de nosotros.
 Vosotros tenéis la unción del Santo y conocéis todas las cosas. Os he escrito, no porque seáis ignorantes de la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad. ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, pues niega al Padre y al Hijo.
4.1-5Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del Anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.
Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo. Ellos son del mundo; por eso hablan de las cosas del mundo y el mundo los oye.

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

Juan menciona sus propósitos en escribir, en los siguientes versículos:

1.4Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.
2.1Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis;
2.7-8Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.

Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra.
2.12-14Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.
Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio.
Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno.
Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.
Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio.
Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.
2.21No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.
2.26Os he escrito esto sobre los que os engañan.
5.13Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.

2.26 es la clave: hay personas que salieron de la iglesia que quieren engañar a los que permanecieron. Quieren que los destinatarios duden la enseñanza que Juan les ha dado. Y Juan escribe para responder que sus lectores ya saben la verdad (2.21), han vencido al maligno, han sido perdonados, y son fuertes (2.12-14). Por estas razones ellos no deben cometer el gran pecado de abandonar a Cristo y aceptar la falsa doctrina (2.1). Juan quiere recordarles del viejo mandamiento que, sin embargo, es nuevo (2.7-8). Los que creen en Jesucristo y siguen fieles a él pueden y deben tener la confianza que tienen la vida eterna (5.13). Y si los destinatarios son fieles a Jesucristo, completarán el gozo de Juan (1.4).

"Juan ve que tiene que calmar a los fieles y explicarles en términos claros las diferencias entre los dos grupos y así darles fundamentos para su propia seguridad y confianza delante de Dios (5.13) en un momento cuando [los cismáticos] los hacían que se sintieran inferiores y espiritualmente amenazados." Carson, Moo y Morris, 452.

Palabra o frase griegaTraducciónFrecuenciaVersículos
ὁ θεὸςDios59x1:5, 2:5, 2:14, 2:17, 3:1, 3:2, 3:8, 3:9 (3x), 3:10 (2x), 3:17, 3:20, 3:21, 4:1, 4:2 (2x), 4:3, 4:4, 4:6 (3x), 4:7 (3x), 4:8 (2x), 4:9, 4:10, 4:11, 4:12 (2x), 4:15 (3x), 4:16 (4x), 4:20 (2x), 4:21, 5:1, 5:2 (2x), 5:3, 5:4, 5:5, 5:9 (2x), 5:10 (3x), 5:11, 5:13, 5:18 (2x), 5:19
ὁ υἱὸς τοῦ θεοῦEl Hijo, su Hijo, el Hijo de Dios17x2:22, 2:23 (2x), 2:24, 3:8, 4:10, 4:14, 4:15, 5:5, 5:9, 5:10 (2x), 5:11, 5:12 (2x), 5:13, 5:20
ὁ πατὴρEl Padre12x1:2, 1:3, 2:1, 2:13, 2:15, 2:16, 2:22, 2:23 (2x), 2:24, 3:1, 4:14
τὸ πνεῦμα τοῦ θεοῦEl Espíritu (de Dios) / su Espíritu6x3:24, 4:2, 4:13, 5:6 (2x), 5:8
ἸησοῦςJesús5x2:22, 4:3, 4:15, 5:1, 5:5
τοῦ υἱοῦ αὐτοῦ Ἰησοῦ ΧριστοῦSu hijo Jesucristo3x1:3, 3:23, 5:20
ὁ ΧριστόςEl Cristo2x2:22, 5:1
Ἰησοῦν ΧριστὸνJesucristo2x4:2, 5:6
τὴν ζωὴν τὴν αἰώνιονVida eterna2x1:2, 5:20
τοῦ λόγου τῆς ζωῆςLa palabra de vida1x1:1
ἡ ζωὴ:La vida1x1:2
Ἰησοῦ τοῦ υἱοῦ αὐτοῦJesús su Hijo1x1:7
Ἰησοῦν Χριστὸν δίκαιονJesucristo el justo1x2:1
τοῦ ἁγίουEl Santo1x2:20
τὸ πνεῦμα τῆς ἀληθείαςEl Espíritu de verdad1x4:6
τὸν υἱὸν αὐτοῦ τὸν μονογενῆSu hijo único [o unigénito]1x4:9
σωτῆρα τοῦ κόσμουEl Salvador del mundo1x4:14
ὁ ἀληθινὸς θεὸςEl verdadero Dios1x5:20
4.10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
4.18-21En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.
Nosotros lo amamos a él porque él nos amó primero. Si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: «El que ama a Dios, ame también a su hermano».
5.1-3Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró ama también al que ha sido engendrado por él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos, pues este es el amor a Dios: que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

2.10El que ama a su hermano, permanece en la luz y en él no hay tropiezo.
3.10-11En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano, no es de Dios. Este es el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos unos a otros.
3.14Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, porque amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano permanece en muerte.
3.16-18En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.
3.23Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.
4.7-8Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
4.11-12Amados, si Dios así nos ha amado, también debemos amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
4.16-21Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios en él. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.
Nosotros lo amamos a él porque él nos amó primero. Si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: «El que ama a Dios, ame también a su hermano».
5.1-2Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró ama también al que ha sido engendrado por él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos...

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) Bible Text (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998)

Puntos de comparaciónJuan1 Juan
Somos “del diablo”, un asesino8.443.8, 3.10
Somos “del mundo”8.23, 15.192.16, 4.5
Pecamos8.343.4
“Tenemos pecado”9.411.8
Andar en tinieblas8.12, 12.351.6, 2.11
Espiritualmente “ciegos”12.402.11
“Muertos”5.253.14
El “Salvador de mundo”4.424.14
“Para que vivamos”3.164.9
Cristo el “único”1.14, 1.18, 3.16, 3.184.9
“En” o “desde el principio”1.11.1
Vino “en la carne”1.144.2
“Entregó su vida” por nosotros10.11-183.16
“Quitar” al pecado1.293.5
“Testimonio” de los que han “visto” y “proclamado”1.34, 19.351.2-3, 4.14
Testimonio de Dios3.33, 5.32-375.9
Testimonio del Espíritu15.265.6
Debemos “aceptar” este testimonio3.11, 3.32-33, 5.345.9
“Creer” en él de quien el testimonio habla5.37-405.10
“Confesar”lo9.224.2-3
Creer en su “nombre”1.125.13
Pasar de la muerte a la vida”5.243.14
“Tenemos vida”3.15, 3.36, 20.315.11-12
La vida está en su Hijo1.4, 14.65.11-12
“Nacido de Dios”1.132.29, 3.9, 5.4, 5.18
“Hijos” de Dios1.12, 11.523.1-10, 5.2
Son “de Dios”8.473.10
Conocer a Dios por Jesús17.35.20
Han visto a Dios14.93.6, 3 Jn. 11
Aunque nadie lo ha visto literalmente1.18, 6.464.12, 4.20
Somos “de” la verdad18.372.21, 3.19
La verdad “en” nosotros8.441:8, 2.4
Practicar la verdad3.211.6
“El Espíritu de verdad”14.17, 15.26, 16.134.6, 5.6
“Permanecer” en Jesús15.4-102.6, 2.27-28, 3.6, 3.24, 4.13-16
;Cristo vive en nosotros6.56, 15.4-52.24, 3.24, 4.12-16
Su palabra vive en nosotros5.38, 15.71.10, 2.14, 2.24
“Obedecer su palabra”8.51-55, 14.23, 15.20, 17.62.5
Obedecemos sus mandamientos14.15, 14.21,15.102.3-4, 3.22-24, 5.2-3
Nuevo mandamiento, amémonos unos a otros13.342.8-10, 3.11, 3.23, 2 Jn. 5-6
El mundo los odia15.183.13
Ya no pertenecer al mundo15.19, 17.164.5-6
No amar al mundo17.152.15-16
Vencer al mundo16.335.4-5
Gozo como el objetivo15.11, 16.24, 7.131.4
Agua y sangre19.345.6
“Cometer” pecado8.343.4
Hemos conocido y creemos”6.694.16

Smalley, xxix, dice hay una concentración notable de enlaces entre 1 Juan y Juan 14-17.

Stott, 21-23, Harrison, 440

Vocabulario compartido

Padre, Hijo, Espíritu, comienzo, Palabra, Paracleto, creer, vida, eterno, amor, permanecer, guardar, mandamiento, verdadero, conocer, tener, nacer, testificar, luz, oscuridad, mundo, pecado, diablo.

Estilo similar

  1. “Esto es…”
  2. “En esto…”
  3. “pax” (Todo) + artículo + participio
  4. Parataxis
  5. Asíndeton
  6. Paralelismo

Harrison, 440

Punto de comparación1 Juan2-3 Juan
“La verdad”9x11x
“Jesucristo ha venido en la carne”4.22 Jn. 7
“al Padre y al Hijo”2.232 Jn. 9
engañador / anticristo2.22, 262 Jn. 7
“Permanecer” en la doctrina2.272 Jn. 9
La doctrina debe “vivir” o “permanecer” en ellos2.14, 242 Jn. 2
“No un nuevo mandamiento” sino “el que habéis oído desde el principio”, que “nos amemos unos a otros”2.7, 3.112 Jn. 5-6
Gozo completo en la comunión de los creyentes1.42 Jn. 12, 3 Jn. 4
Los que aman y hacen el bien son “de Dios”3.10, 4.4, 73 Jn. 10
Los que pecan y hacen el mal “no han visto a Dios”3.63 Jn. 11

Fuente: Stott, 28-29

Hay un quiasmo en 1 Juan 1.6-7 (Reina Valera 1995):

A Si decimos que tenemos comunión con él

B y andamos en tinieblas,

C mentimos y no practicamos la verdad.

B Pero si andamos en luz, como él está en luz,

A tenemos comunión unos con otros

Fuente: Breck, BTB, citado en Sidney Greidanus, The Modern Preacher and the Ancient Text. (Downer’s Grove: Inter-Varsity, 1988), 321.

Debemos leer cada versículo en vista de toda la carta. 4.7 parece decir que todo el que expresa amor es nacido por Dios. Pero tenemos que recordar que Juan provee otras pruebas de la fe en su carta, no solamente esta. Por ejemplo la creencia en Jesús es otra prueba (5.1).


Debemos leer toda la carta en el contexto de la cisma que hubo. Por ejemplo, 2.3-4 se lee como si alguien una vez viole un mandamiento, éste no conoce a Dios. Pero si lo leemos en el contexto de la cisma, vemos que Juan habló de los herejes y cismáticos. “está dirigiendo sus comentarios no tanto a los Cristianos en sus iglesias quienes están haciendo estas cosas imperfectamente, sino a los secesionistas quienes no lo hacen ni siquiera parcialmente.” (Fuente desconocida, 26).


Debemos tener cuidado con los dualismos. Juan se expresa en dualismos muy agudos. Parece decir que no hay “áreas de gris” entre la luz y la oscuridad. Sería fácil llegar a creer que todo el mundo puede ser descrito y entendido por estos contrastes y dividir la humanidad en blanco o en negro. Pero en el mundo real, necesitamos discernimiento, porque no todo es claro (4.1-7).


Debemos decidir en cada caso a quién se refiere el pronombre “él”. ¿Se trata de Dios o de Jesús? Ejemplo: 5.20: “El que es verdadero”—por un lado, este versículo parece decir que Jesús nos da conocimiento para que conozcamos a Dios, el que es verdadero. Pero después el versículo dice que el Hijo Jesucristo es el que es verdadero, y es el verdadero Dios.


Debemos decidir en cada caso a quiénes se refiere la palabra “nosotros.” ¿Se refiere a todo Cristiano? ¿O se refiere solo a Juan y los otros apóstoles? Ejemplo: 4.6.

1 Juan es el libro más difícil del NT en cuanto a su estructura. Los comentaristas casi concuerdan en cuanto a las perícopas, pero no en cuanto a las divisiones básicas de la carta. Abajo solo mostramos las perícopas y su contenido.

1.1-4Testificamos de la Palabra de vida que vimos
1.5-7Dios es luz, y sus seguidores caminan en la luz
1.8-10Todos tenemos que confesar nuestros pecados
2.1-2Jesucristo hace propiciación para los pecados
2.3-6Los que profesan conocer a Dios tienen que obedecerle
2.7-11El que odia a su hermano está todavía en la oscuridad
2.12-14Propósitos de de la carta
2.15-17No debemos amar al mundo
2.18-27El ungimiento que nos protege de los anticristos
2.28-3.3Como hijos de Dios, tenemos una esperanza de ser vindicados y glorificados
3.4-10Los hijos de Dios no siguen pecando
3.11-18Amémonos unos a otros como Cristo hizo
3.19-24Los que obedecen sus mandamientos no son condenados por sus corazones
4.1-6Cómo discernir entre los espíritus y el Espíritu
4.7-12Amemos como Dios nos amó, enviando a Cristo
4.13-15Testificamos del Hijo de Dios
4.16-21El que ama a Dios no tiene temor, y también ama a su hermano
5.1-5El que ama a Dios tiene que creer que Jesús es su Hijo y obedecerlo
5.6-12El testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo
5.13Propósito de la carta
5.14-15La confianza que tenemos para orar
5.16-17Aplicación de 5.14-15: intercesión para algunos de los pecadores
5.18-20Los hijos de Dios están en Jesucristo, protegidos del maligno
5.21Exhortación final acerca de los ídolos
Paralelo1 Juan2 Juan
El tema de la verdad1.6, 1.8, 2.4, 2.8, 2.20, 2.21, 3.18, 3.19, 4.6, 5.7Versículos 1, 2, 3, 4
Jesucristo ha venido en carne"...todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;" (1 Juan 4.2)"Muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne." (2 Juan 7)
Tener al Padre y al Hijo"Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo tiene también al Padre." (1 Juan 2.23)"Cualquiera que se extravía y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ese sí tiene al Padre y al Hijo." (2 Juan 9)
Engañador, anticristo"¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, pues niega al Padre y al Hijo." / "Os he escrito esto sobre los que os engañan." (1 Juan 2.22 / 2.26)"Muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo." (2 Juan 7)
Permanecer en la doctrina"...así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él." (1 Juan 2.27)"Cualquiera que se extravía y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ese sí tiene al Padre y al Hijo." (2 Juan 9)
La doctrina debe 'vivir' o 'permanecer' en los lectores"Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros..." (1 Juan 2.27)"...la verdad que permanece en nosotros y estará para siempre con nosotros..." (2 Juan 2)
El mandamiento de amar no es nuevo sino es el que los lectores han oído desde el principio"Hermanos, no os escribo un mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio. Este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio." / "Este es el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos unos a otros." (1 Juan 2.7 / 3.11)"Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros. Y este es el amor: que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio." (2 Juan 5-6)
La comunión cristiana completa el gozo del autor"...eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos para que vuestro gozo sea completo." (1 Juan 1.3-4)"...espero ir a vosotros y hablar cara a cara, para que nuestro gozo sea completo." (2 Juan 12)

Texto bíblico: Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998).